Un macaco de doce semanas fue abandonado por su madre.
Ha conocido a una paloma y ahora son inseparables.

675922.jpg

Así le ha ocurrido a un macaco de doce semanas abandonado por su madre en la provincia china de Goangdong.

Según publica Daily Mail, el animal se encontraba muy deprimido en una clínica veterinaria hasta que encontró a una paloma.

Pocos días después, macaco y paloma ya se habían convertido en inseparables, según los encargados de la veterinaria.

Por el momento, entre ambos animales hay sólo una bonita amistad, aunque no hay que descartar que del cariño actual surja algo más.

Anuncios